miércoles, 29 de julio de 2009

Candidez

Podría apagar el dolor del mundo
con el brillo de tu sonrisa,
y en la tarde de tus pensamientos desnudos,
posarme en tu hombro como una mariposa
que inventa el deseo de ser feliz,
también podría volar
sobre el pacífico mundo de tu silencio
para inventar el cariño de mis manos en tus cabellos,
y morir su fuera necesario,
para que la ciega voz de la amargura
no te grite La experiencia de los halcones.


HUMBERTO ACEVEDO

3 comentarios:

jennifer/harry dijo...

excelente blog, felicitaciones

txt:::nauta dijo...

Hola, Comandante, le mando un saludo.
Están muy buenas las poesías...

Everest Landa dijo...

Humberto: Un saludo. Ojalá publiques más poemas.
y actualices mi blos, que ahora es realidoflexia
Un abrazo